Gaceta de Quantfury

Warren Buffett surfea el tsunami del mercado de valores en Japón

por
Nathan Crooks
Equipo de Quantfury
Warren Buffett

Cuando Warren Buffett dice que va a hacer algo, ha demostrado una y otra vez que vale la pena escucharlo.

Su última victoria, la revelación el sábado en una carta anual a los inversores de Berkshire Hathaway (NYSE:BRK) de que una inversión en cinco empresas japonesas ya había aportado a la empresa 1.900 millones de dólares, se produjo pocos días después de que el índice bursátil Nikkei del país alcanzó un récord de 34 años tras subir al nivel más alto desde el pico del último auge en 1989.

La moneda japonesa, el yen, se ha debilitado enormemente en los últimos tres años, impulsando directamente a las numerosas empresas manufactureras del país, entre las que se incluyen nombres conocidos como Honda (NYSE:HMC), Sony (NYSE:SONY) y Toyota (NYSE:TM). La compra de participaciones por parte de Berkshire en los conglomerados Itochu, Marubeni, Mitsubishi, Mitsui y Sumitomo se anunció por primera vez en 2020, pero Buffett volvió a abordar el tema en mayo pasado en su conferencia anual de inversiones. Es un evento que puede durar horas y, sin sorpresa, vale la pena escucharlo.

De hecho, las exportaciones de Japón, que incluyen automóviles, circuitos integrados y autopartes, alcanzaron niveles récord en diciembre, ya que los envíos a Estados Unidos aumentaron más del 20% con respecto al mismo período del año anterior. Eso sugiere que las empresas, particularmente los fabricantes, podrían ver aumentar aún más sus ganancias a pesar de que las condiciones económicas generales siguen siendo más turbias, con la recuperación en el país «luchando por ganar impulso,» según Deloitte.

¿Y qué planea hacer Buffett con sus inversiones japonesas? Es bastante claro en la carta. Hará lo que suele hacer: comprar y mantener. También está buscando oportunidades de crecimiento que podrían surgir de asociaciones con su cartera de otras empresas.

«Nuestra inversión puede brindarnos oportunidades de asociarnos en todo el mundo con cinco empresas grandes, bien administradas y respetadas,» escribió. “Sus intereses son mucho más amplios que los nuestros. Y, por su parte, los directores ejecutivos japoneses tienen la tranquilidad de saber que Berkshire siempre poseerá enormes recursos líquidos que pueden estar disponibles instantáneamente para este tipo de asociaciones, cualquiera que sea su tamaño.”

La estrategia de Buffett en Japón es a largo plazo, pero aún está por verse si seguirá teniendo éxito, ya que se basa en varios supuestos macroeconómicos que incluyen tasas de interés continuas bajas y un yen más débil.

6
0

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.