Opera con precaución. Los contratos por diferencia (CFD) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73.62% de las cuentas de los inversionistas minoristas pierden dinero en Quantfury al operar CFD a precios spot en tiempo real de las bolsas globales y de criptomonedas sin ningún tipo de comisión. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Gaceta Diaria de Quantfury

✈️Viajes

Menos ruedas, más eficaz

por
Miguel F Colaborador

Hace tan sólo dos décadas el ingeniero estadounidense Dean Kamen nos maravillaba al lanzar al mercado su nuevo invento, que contribuiría a revolucionar en todo el mundo el transporte personal: Estamos hablando del Segway. Luego de años de una misteriosa campaña de marketing y un hermetismo que buscaba generar ansiedad en los consumidores, finalmente llegaba a nosotros ese aparato de aspecto futurista que provocaría reacciones de todo tipo y recibiría elogios del entonces CEO de Apple (NASDAQ: AAPL) Steve Jobs, quien afirmaba que las principales ciudades del mundo modificarían su arquitectura para adaptarla a ésta nueva forma de transporte.

El Segway era una verdadera obra de ingeniería, dotado de sensores y motores que garantizaban el constante equilibrio del conductor, mientras éste marcaba el rumbo del viaje tan sólo inclinando su cuerpo hacia el lugar al que quería dirigirse. Por diversas cuestiones esa adopción masiva que auguraban algunos nunca ocurrió. Por un lado su elevado precio (debido a su sofisticación) y por otro una serie de accidentes, algunos provocados por negligencia de los conductores, y otros por una falla de fabricación de los primeros modelos que reaccionaban de forma errática cuando su batería estaba por agotarse, hicieron que el Segway quedara relegado al uso de guardias de seguridad de centros comerciales y aeropuertos y paseos turísticos en algunas ciudades del mundo.

Lo cierto es que aunque no logró la adopción masiva con la que soñaba su inventor, de todas formas logró su cometido, que era revolucionar el transporte personal. La idea ya estaba flotando en el aire, y sólo hacía falta que los ingenieros pusieran manos a la obra para crear nuevos medios de transporte económicos, portátiles y veloces, quizás sacrificando un poco de sofisticación a cambio de funcionalidad. Segway gradualmente disminuiría la fabricación de su invento y se fusionaría con la empresa Ninebot, y así es cómo veríamos la primera llegada masiva de los monopatines o scooters eléctricos.

Livianos, transportables y cada vez con mayor velocidad y autonomía, fueron llegando a los consumidores en forma sigilosa. No fue hasta que empresas como la Start-up Americana Lime, en asociación con Uber (NYSE: UBER), y Bird Global (NYSE: BRDS) irrumpieron en las grandes ciudades con una idea sencilla y práctica: Los monopatines de alquiler. Las principales ciudades del mundo llevaban años planificando y construyendo sendas exclusivas para el uso de bicicletas, intentando superar problemáticas como la saturación del tránsito motorizado y la contaminación generada por éste, y de éste modo se facilitó la tarea de seducir al consumidor con un nuevo medio de transporte. Aprovechando también un «vacío legal» (ya que los monopatines no requieren por el momento la adquisición de licencias de conducir, seguros contra accidentes, o la utilización obligatoria de elementos de seguridad como cascos), la llegada masiva resultó inminente dado que cualquier persona podría acceder a ellos mediante la utilización de una App.

El crecimiento de éste nuevo medio de transporte fue exponencial en los últimos años, no sólo en lo que refiere al uso de alquiler, sino también de venta directa. En España, por ejemplo, existen más de 1 millón de unidades circulando diariamente, un dato no menor, teniendo en cuenta que el país tiene 47 millones de habitantes. Diversos factores fueron los que desencadenaron ésta adopción masiva. Por un lado nos brinda la posibilidad de transportarnos rápidamente y a muy bajo costo hacia nuestro lugar de trabajo o estudio, evitando la saturación del transporte público propio de las grandes ciudades. Por otro lado la capacidad de plegado y portabilidad de los aparatos, logra que podamos ingresar con ellos a cualquier lugar, sin correr riesgos ni ocupar espacio en la acera. Otros dos factores muy relevantes influyeron en forma directa en este crecimiento exponencial. Por un lado las restricciones a causa del Covid 19, disminuyeron tanto la capacidad como la frecuencia de circulación de los transportes públicos, lo cuál nos obligó a buscar alternativas para transportarnos en distancias cortas, y por otro lado la creciente conciencia ambiental de las nuevas generaciones, que encabezan la lucha por mitigar las problemáticas ecológicas que debe resolver el mundo de cara al futuro.

Las grandes empresas automotrices no quisieron ser ajenas al crecimiento de éste mercado. Empresas como Ford Motor (NYSE: F), Volkswagen (BATS EU: VOW3) y BMW (BATS EU: BMW) se sumaron a la moda de las dos ruedas, presentando modelos de gran calidad y a costos competitivos, mientras que empresas como Ferrari (BATS EU: RACE), Mercedes Benz (BATS EU: MBG) y la familia Pininfarina (conocida por diseñar los más hermosos autos deportivos para diversas marcas) hicieron lo propio, pero aportando la calidad y estética incomparable que los caracteriza. Así es como actualmente el mercado ofrece opciones para todas las necesidades, gustos y presupuestos de los consumidores.

De cara al futuro, la industria de los monopatines eléctricos tiene una perspectiva muy alentadora. Las grandes ciudades diseñan cada vez más espacios para poder desplazarse rápidamente y con seguridad. Mientras tanto los organismos de vialidad de los diferentes países aún deben decidir si es necesario aplicar regulaciones para el uso de estos artefactos. Se debe fomentar su correcto uso, para no incrementar el caos en el tránsito, como así también hacer hincapié en la seguridad, tanto de los conductores como de los peatones. Lo cierto es que una vez más las nuevas generaciones nos muestran su predilección por lo funcional, por aquello que resuelve en forma simple aquellos problemas del día a día que nos acostumbramos a padecer, sin percatarnos que la solución muchas veces es más sencilla de lo que aparenta.

7
0

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.