Gaceta de Quantfury

Ticketmaster: Un boleto costoso para el imperio de conciertos de Live Nation (NYSE:LYV)

por
Nathan Crooks
Equipo de Quantfury
ticketmaster

A menudo se culpa a Ticketmaster por el aumento de los precios de los conciertos en todo el mundo, pero su empresa matriz, Live Nation (NYSE:LYV), podría pagar el precio más elevado. Este gigante, que también lidera en promoción de conciertos y operación de recintos, pronto podría enfrentar un juicio con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, que lleva años investigando acusaciones de poder monopólico creciente y comportamiento anticompetitivo.

Una demanda esperada del Departamento de Justicia marcaría un cambio significativo para la agencia, que en 2010 decidió no bloquear la fusión de Live Nation y Ticketmaster después de obtener concesiones que, según dijo, preservarían cierta competencia en el mercado de ventas de entradas primarias. Desde entonces, la empresa combinada se ha convertido en un titán del entretenimiento en vivo, produciendo 44,000 conciertos y vendiendo 550 millones de entradas al año en más de 35 países. Sin embargo, los clientes no siempre han estado contentos, ya que el costo promedio de una entrada de concierto se ha más que duplicado en los últimos 14 años. Algunos de esos precios parecen haberse disparado, con un asiento en primera fila para un próximo concierto de Shakira en Miami actualmente a la venta por 2,450 dólares.

Los inversores deberían observar de cerca el caso para ver qué aspectos del negocio de Live Nation apunta el Departamento de Justicia. Una serie de acusaciones amplias en múltiples segmentos de negocios podrían provocar temores de una eventual división de la compañía, mientras que un enfoque más específico y limitado podría generar esperanzas de un acuerdo que permita a Live Nation resolver el asunto y volver a centrarse en la música. Vale la pena mencionar que el gobierno tiene un historial mixto en ganar casos antimonopolio.

Los últimos problemas regulatorios de Live Nation alcanzaron su punto máximo hace dos años después de que se le acusara de arruinar la preventa de entradas para una gira de Taylor Swift. Este incidente finalmente provocó una audiencia en el Comité Judicial del Senado de los EE. UU., que se convocó para investigar cómo proteger mejor a los consumidores y promover la competencia en el entretenimiento en vivo. Todo el escrutinio ha sido un lastre para las acciones de la compañía, que han caído un 27% desde un máximo histórico justo antes de que comenzaran las últimas preocupaciones regulatorias. Más recientemente, las acciones sufrieron una caída inmediata del 9% tras informes de que la demanda del Departamento de Justicia era inminente. Todo esto ocurre mientras la compañía acaba de informar el año más exitoso de su historia, con ingresos que aumentaron un 36% en 2023 a 22.7 mil millones de dólares. Después de anunciar que las ganancias también aumentaron un 46% el año pasado a más de mil millones de dólares, la compañía prometió un «crecimiento compuesto de dos dígitos» adicional durante los próximos años.

Live Nation intentó defenderse proactivamente en una publicación de blog el mes pasado escrita por Dan Wall, vicepresidente ejecutivo de asuntos corporativos y regulatorios, quien escribió que «las afirmaciones de que Live Nation y Ticketmaster ‘mantienen altos los precios de las entradas’ son simplemente incorrectas.»

«Los precios de las entradas los establecen los artistas y los equipos», escribió, señalando los cambios económicos en la industria de la música que han llevado a los artistas a depender de los eventos en vivo para ganar dinero en lugar de vender álbumes grabados. «Es su espectáculo, ellos deciden cuánto cuesta entrar.»

Sin embargo, la defensa pasó por alto el hecho de que Live Nation es mucho más que un simple vendedor de entradas. Además de la promoción de eventos, la compañía también posee franquicias musicales famosas como House of Blues y participaciones en festivales como Rock in Rio en Brasil, y opera la mayoría de los anfiteatros más rentables de EE. UU. Todo esto le da un poder sustancial en todos los niveles de la industria multimillonaria de giras, que ahora representa aproximadamente el 95% del dinero que ganan los artistas. Los críticos dicen que la compañía puede usar su poder en varios niveles del negocio para su ventaja.

«El control de Ticketmaster sobre el mercado de venta de entradas primarias ha sido objeto de intensas críticas, pero eso es solo una parte del rompecabezas», dijo el Proyecto de Libertades Económicas Americanas en un informe el año pasado. «Live Nation utiliza sus líneas de negocio de promoción y gestión de artistas como fichas de negociación para obtener contratos exclusivos con recintos.»

El Instituto Antimonopolio Americano sostiene que solo una desinversión completa de Ticketmaster eliminaría la «capacidad e incentivo de Live Nation para estrangular a los lugares independientes», pero la organización señaló que cualquier resultado eventual está lejos de ser seguro. «Cualquier caso de monopolización bajo la Sección 2 de la Ley Sherman podría tardar años en litigarse hasta su resolución y podría verse afectado en la transición a una administración diferente», escribió. «Esto recordaría al caso del gobierno contra Microsoft en 2001 cuando, en el traspaso de la administración Clinton a Bush II, el Departamento de Justicia cedió en el remedio y acordó un puñado de concesiones ineficaces».

El presidente y director financiero de Live Nation, Joe Berchtold, dijo a los inversores en una reciente llamada de resultados que la empresa está cooperando con los investigadores. «Seguimos respondiendo a cualquier pregunta que tengan», dijo. «Ellos controlan el tiempo y nosotros observaremos cómo se desarrolla».

Aunque ninguna empresa desea el escrutinio de los reguladores antimonopolio, los inversores de Live Nation podrían beneficiarse de lo que suceda. La compañía ha sido líder en la transición a la llamada «economía de la experiencia», pero la incertidumbre que rodea la investigación antimonopolio hasta ahora no le ha permitido convertir el aumento de ingresos y ganancias en beneficios significativos para los accionistas. Una resolución del asunto permitirá que la empresa vuelva a operar y permitirá que el mercado valore más adecuadamente a la empresa. La próxima demanda será el primer paso en ese proceso.

3
0

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.