Opera con precaución. Los contratos por diferencia (CFD) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73.62% de las cuentas de los inversionistas minoristas pierden dinero en Quantfury al operar CFD a precios spot en tiempo real de las bolsas globales y de criptomonedas sin ningún tipo de comisión. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Gaceta Diaria de Quantfury

🖥️Tecnología

¿Tu ordenador podría aprender a diseñar una ciudad?

por
Jonty Bylos
Equipo de Análisis de Negocio de Quantfury

Los coches autónomos lideraron una vez el mundo de la ciencia ficción, pero ahora se han convertido en una expectativa cotidiana de cómo el transporte y la ingeniería están evolucionando. ¿Pero qué hay con la arquitectura y el diseño de ciudades? ¿Podrían los ordenadores aprender a realizar una serie de tareas tan complicadas? Para cualquiera que haya jugado con simuladores de construcción de ciudades como SimCity de Electronic Arts (NASDAQ: EA) o Cities: Skylines, los ordenadores han tenido bastante «experiencia» en la construcción de ciudades en el mundo virtual, aunque solo sea al nivel de niños pequeños.

Pero quizás eso esté a punto de cambiar. Autodesk (NASDAQ: ADSK), conocido principalmente por su software de diseño arquitectónico, está utilizando su herramienta basada en inteligencia artificial para ofrecer posibilidades de diseño de una manzana de una ciudad. Simplemente, se introducen los objetivos a los que se quiere dar prioridad, como el flujo de tráfico, la sostenibilidad medioambiental, el valor de la propiedad o la densidad de población, y el ordenador dispara varias opciones y sugerencias sobre dónde poner esa fuente, o cuántos árboles necesita realmente el parque, o cómo organizar sus carreteras, para no provocar una congestión masiva a las 4 de la tarde. Bueno, más o menos.

Por el momento, estas herramientas de inteligencia artificial se encuentran en su fase de aprendizaje de los bloques de construcción: en realidad, el ordenador depende de los seres humanos para aceptar o rechazar las sugerencias que le llegan. Esto no es diferente a los coches autónomos, que necesitan cantidades astronómicas de ejemplos de aprendizaje y datos para programar el software. Pero, no cabe duda de que es un testimonio del poder de los ordenadores y la inteligencia artificial para aprender los trucos del oficio.

Cabe preguntarse si algún día necesitaremos arquitectos humanos para diseñar edificios residenciales y comerciales. Bueno, basándonos en el nivel actual de inteligencia «estética» que demuestran los ordenadores que intentan generar arte gráfico, digamos que yo no haría ninguna oferta por ellos a corto plazo.

Es justo decir que diseñar cualquier cosa es una actividad totalmente diferente a la de conducción. En el caso de los coches autónomos, hay reglas objetivas que pueden seguirse repetidamente en entornos simulados y los resultados de ese entrenamiento pueden aplicarse en cualquier carretera real. Las estructuras y las ciudades son únicas en el tiempo y en el espacio, y cada diseño, cada creación, requiere un ojo humano que la vea terminada. Equivocarse una o muchas veces da lugar a un entorno monótono, aburrido o feo que nadie quiere contemplar ni vivir.

Sea cual sea el factor X que los humanos tienen y que los ordenadores aún no tienen, una cosa es segura: estas nuevas herramientas de inteligencia artificial están ayudando a los arquitectos, diseñadores y a la gente de a pie a saber cómo podrían ser las ciudades del futuro. Y, como los buenos juegos de ciencia ficción o simuladores, eso podría ayudarnos a re-imaginar un futuro mejor.

0
0

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.