Opera con precaución. Los contratos por diferencia (CFD) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73.62% de las cuentas de los inversionistas minoristas pierden dinero en Quantfury al operar CFD a precios spot en tiempo real de las bolsas globales y de criptomonedas sin ningún tipo de comisión. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Gaceta Diaria de Quantfury

🖥️Tecnología

La impresión 3D es nuestra vía hacia un futuro infinitamente personalizable

por
Enmanuel Cardozo
Equipo de Comunicación de Producto de Quantfury

El primer auto que quise comprar fue un Mustang 1969 que encontré en MercadoLibre (NASDAQ: MELI), todo parecía perfecto, pero había algo que me detenía: la falta de repuestos raros en el mercado y la posibilidad de pasar semanas o meses esperando un reemplazo si algo sucediera.

Esto pronto puede ser cosa del pasado, ya que los avances en la impresión 3D basada en metal hacen posible producir con poco esfuerzo piezas raras y/o discontinuadas de vehículos, aviones o incluso bicicletas. Éstas se pueden imprimir con extrema precisión para que coincidan con las dimensiones exactas y la calidad del material del componente auténtico. Las aplicaciones de dicha tecnología son aparentemente infinitas y, en las manos adecuadas, pueden resolver problemas comunes como la impresión en 3D de prótesis que se ajustan perfectamente a un paciente o de accesorios personalizados para vestir. Pero, ¿qué sucede si esta tecnología cae en manos equivocadas y se utiliza para imprimir armas de guerra?

Ese es exactamente uno de los temores expresados ​​por algunos después de que Raytheon Technologies Corporation (NYSE: RTX) imprimiera con éxito en 3D casi todos los componentes necesarios para construir un misil guiado, incluyendo los motores de cohetes, los sistemas de control y más; aproximadamente el 80% del mismo. Por un lado, la impresión 3D puede usarse para crear corazones u órganos humanos artificiales para salvar a un individuo, pero podemos ver un futuro en el que esta tecnología podría utilizarse para imprimir armas bajo demanda en el campo de batalla.

Me gusta pensar que la humanidad tiende a gravitar hacia la resolución de problemas y que el dinero de los consumidores tiende a dictar en qué dirección evolucionan las industrias. Por eso, Hewlett-Packard (NYSE: HPQ) se asoció con Legor Group para comenzar a desarrollar nuevas aleaciones de metales preciosos y soluciones para incorporar en sus máquinas de impresión 3D Metal Jet y experimentar con accesorios personalizables en el sector de la moda y la joyería, lo cual que se considera maduro para esta adopción.

En los últimos años, una tendencia destacada ha sido la transición de soluciones amplias y únicas a servicios más personalizables y personalizables, y la impresión 3D tiene la capacidad de llevarlo aún más lejos. Las empresas podrán ofrecer más flexibilidad y personalización de las características y el diseño de los artículos sin tener que aumentar considerablemente los precios.

Muy pronto, los consumidores dejarán de recorrer los pasillos de las tiendas viendo los mismos productos repetitivos colgados de las estanterías; en cambio, estarán sentados en casa cómodamente personalizando el diseño para que se ajuste a sus necesidades o gustos. Tal vez se trate de un diseño de mesa que vio en su serie favorita, y necesita que sea unos centímetros más corta para que quepa en su sala con un color diferente que haga juego con las paredes, o tal vez su hijo de 10 años quiera empezar a construir sus propios juguetes basándose en planos de código abierto que ha encontrado en Internet. 

Empresas como Autodesk, Inc. (NASDAQ: ADSK) y ANSYS, Inc. (NASDAQ: ANSS), especializadas en software de ingeniería y diseño 3D, podrían desempeñar un papel importante al permitir que la típica persona diseñe e imprima fácilmente sus propias creaciones. Esto podría poner el último clavo en el ataúd de las empresas físicas tradicionales si los minoristas en línea como Amazon (NASDAQ: AMZN) o Alibaba Group Holdings (NYSE: BABA) deciden integrar estaciones de impresión 3D en sus almacenes. Esto tendrá un gran impacto en la forma en que concebimos las futuras cadenas de suministro, y a su vez le brindará a los clientes la posibilidad de comprar artículos personalizables únicos que pueden ser entregados directamente a una fracción del precio actual sin obtener el artículo de una ubicación distante o mantener grandes cantidades de inventario en la locación.

La impresión 3D está en transición hacia un mundo de ciencia ficción, en el que ya no es una cuestión teórica de lo que se puede lograr, sino más bien una cuestión de tiempo antes de que seamos testigos de más avances exponenciales, gracias a que actualmente es una necesidad en el proceso de fabricación. Algunos de ustedes recordarán esa escena de la película «El quinto elemento» cuando los científicos pudieron reconstruir todo el cuerpo de Leeloo utilizando su información de ADN como modelo. Una vez iniciado el proceso, los robots comenzaron a «imprimir» su cuerpo capa por capa, desde los huesos hasta órganos y tejidos, dando vida al personaje de Leeloo.

En la actualidad, la industria de la salud se ha beneficiado al encontrar aplicaciones tales como moldes impresos en 3D para su uso en la odontología, prótesis o en el caso de cirugías complejas, donde puede resultar una solución rentable imprimir una pieza única diseñada y ajustada a las necesidades del paciente. Viendo lo lejos que hemos llegado, no es difícil imaginar que algún día alcanzaremos este nivel de sofisticación, especialmente cuando otras áreas de la ciencia avanzan a un ritmo galopante, eventualmente convergiendo entre sí y abriendo nuevas ramas de posibilidades.

Los métodos tradicionales de producción tienden a producir un desperdicio excesivo de materiales mediante la aplicación de métodos sustractivos como el tallado de la forma o el diseño deseado en un gran trozo de material; la impresión en 3D permite la posibilidad no solo de replicar las mismas formas, sino de optimizar eficazmente el diseño estructural interno y, al mismo tiempo, imitar el proceso biológico de creación de un objeto capa a capa o «célula a célula», con lo que se optimiza considerablemente el uso de materiales en el proceso y se eliminan los residuos. Esto, a su vez, tendrá un impacto positivo en el medio ambiente y en el modo en que las empresas llevarán a cabo sus operaciones en el futuro, dado que los consumidores apoyan más activamente las marcas sostenibles.   

Una cosa es segura, la industria de la impresión 3D aún está en su infancia y necesita madurar más, especialmente cuando se trata de manipulación y manejo de materiales, que en última instancia es un factor clave para desbloquear su verdadero potencial. Ya estamos viendo el impacto positivo que ofrece a las organizaciones y diversas industrias para mejorar su eficiencia, flexibilidad y costos de producción al acelerar el proceso de creación de prototipos y llevar un producto final al mercado.

Esta tecnología puede llegar tan lejos como lo permita nuestra imaginación, desde obras de arte y juguetes hasta estructuras completas e incluso órganos trasplantables. En un futuro en el que podrías imprimir en 3D casi cualquier cosa desde la comodidad de tu casa, ¿qué imprimirías si tuvieras la oportunidad de hacerlo ahora?

4
0

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.