Opera con precaución. Los contratos por diferencia (CFD) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73.62% de las cuentas de los inversionistas minoristas pierden dinero en Quantfury al operar CFD a precios spot en tiempo real de las bolsas globales y de criptomonedas sin ningún tipo de comisión. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Gaceta Diaria de Quantfury

🖥️Tecnología

Cuando se trata del mundo cripto, olvídate del G7

por

Como escribimos el viernes, este fin de semana fue importante en el espacio geopolítico. Podría decirse que la cumbre económica más importante del mundo, el G7, tuvo lugar durante el fin de semana en Cornwall, Reino Unido.

También señalamos la naturaleza cínica de estos eventos. La cumbre es una oportunidad para los líderes de siete de los países más ricos del mundo para tomar un par de fotos muy caras. Por mucho que afirmen que el cara a cara es vital para la cooperación mundial, en realidad lo que ocurre es que los líderes actúan para las cámaras en beneficio de los votantes de sus países.

Tal vez eso explique por qué países como Rusia y China no presionan más para formar parte de este club de veteranos (y de Angela Merkel). No tienen tanta necesidad de bailar para las cámaras.

También explica por qué las principales conclusiones del fin de semana fueron realmente el ruido sobre cuestiones de política exterior que han estado candentes: Estados Unidos quejándose de la manipulación china en los mercados y Boris Johnson intentando seguir vendiendo la idea de que nada va a cambiar en un Reino Unido post-Brexit.

Los verdaderos temas económicos de importancia rara vez se plantean o se tratan de manera significativa.

Tampoco hablaron de uno de los mayores y más importantes temas económicos de este tiempo. Me refiero a las criptomonedas.

No debería sorprender que el G7 siga sin interesarse por el debate sobre las criptomonedas. Estas amenazan el poder que tienen y es probable que sientan que la discusión al respecto (incluso en una pequeña forma) solo legitimaría el espacio que tienen poco deseo de ver crecer.

Por otro lado, puede que no entiendan del todo las criptomonedas y, por tanto, no quieran parecer tontos. Es decir, el más joven de la sala del G7 tiene 43 años. No estoy seguro de que este sea un grupo que vaya a dar el visto bueno a una tendencia emergente.

Lo más probable es que se limiten a esperar que las criptomonedas se conviertan en una tendencia de la que se hable de la misma manera que bromeamos sobre el pánico del efecto Y2K que tuvo el mundo hace 22 años.

Sin embargo, el mismo fin de semana en que el G7 se reunía e ignoraba las criptomonedas, una de las mayores economías de África tomaba medidas para legitimar aún más este espacio.

Sudáfrica anunció que estaba tomando medidas para crear una regulación «gradual y estructurada» de las criptodivisas.

Esto representa un cambio de dirección respecto al enfoque de «laissez-faire» que habían adoptado en gran medida en el pasado y es un reflejo de la creciente popularidad del espacio entre los sudafricanos de a pie.

Eso es lo que pasa con las criptomonedas: no se trata de los poderosos. Ellos pueden acompañarnos si lo desean y son lo suficientemente inteligentes como para subirse a bordo, pero la generación de riqueza masiva no es realmente el objetivo.

No, se trata de proporcionar a la gente igualdad de acceso y oportunidades. Ya sabes, lo que el capitalismo promete, pero podría decirse que nunca ha cumplido del todo.

En ese sentido, es importante darse cuenta de que la disrupción rara vez viene de un lugar de comodidad. Por lo tanto, cuando se trata del espacio cripto y de la salud de la economía mundial, tal vez deberíamos prestar menos atención al teatro político occidental y más a lo que está sucediendo en lugares como Sudáfrica.

0
0

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.