Opera con precaución. Los contratos por diferencia (CFD) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73.62% de las cuentas de los inversionistas minoristas pierden dinero en Quantfury al operar CFD a precios spot en tiempo real de las bolsas globales y de criptomonedas sin ningún tipo de comisión. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Gaceta Diaria de Quantfury

🏀Deportes

Guten tag, Red Bull

por
Kevin Ford
Equipo de Marketing de Quantfury

Déjenme contarles una historia que involucra al tabaco, bebidas energéticas y rivales de la F1.

Suzuka 1989. La infame carrera. «El profesor» y el prodigio brasileño luchando por la gloria en la última carrera del mundial de F1. Prost necesitaba terminar por delante de Senna para ganar el campeonato. Senna necesitaba la victoria para convertirse en bicampeón del mundo. En la vuelta 47 de 53, Prost arrolló a Senna cuando el brasileño intentaba tomar la delantera en la última chicane del circuito. Con Senna fuera, el francés ganaba el título. Pero el brasileño volvió a la pista y acabó ganando. Sin embargo, el director de carrera descalificó a Senna por una maniobra considerada ilegal en aquel momento. Muchos afirman que la decisión fue tomada por el director francés de la FIA (Federación Internacional del Automóvil) para apoyar a su compatriota. Un título ganado en el escritorio y años de controversia siguieron.

Tanto si recuerdas la épica batalla como si la has visto en documentales o películas, el clásico auto blanco y rojo, o el coche «Marlboro», es una imagen para la historia. Y se puede decir que era el tabaco y no la gasolina lo que alimentaba el deporte en aquella época. Los autos clásicos, como el de John Player Special y Lotus (HKG: 0175), definieron la imagen del deporte. Otros coches memorables fueron el Williams y el Camel, que coronó a Nigel Mansell, o el siempre clásico Marlboro, de Philip Morris (NYSE: PM), y el Ferrari (BATS EU: RACE) que convirtió a Schumacher en una leyenda, e incluso años anteriores cuando ganó dos campeonatos mundiales con Benetton y Mild Seven.

Sin embargo, la F1 rompió sus lazos con el tabaco a principios de 2010, y desde entonces, dos marcas con dos mensajes diferentes han dominado la escena. Mercedes y Red Bull.

Mercedes, con su equipo de F1 con sede en el Reino Unido, ha terminado en la cima en los últimos 7 campeonatos. Después de que Daimler AG (BATS EU: DAI) se hiciera cargo de Brawn GP en 2010, la ingeniería de Mercedes se centró en producir y desarrollar un coche rápido, eficiente, casi aburrido y estable, infundiendo la clásica mentalidad de la ingeniería alemana. Mercedes necesitaba un piloto que les representara globalmente, dentro y fuera de la pista. Lewis encajaba perfectamente. Británico, hábil y eficiente. El combo perfecto.

Por otro lado, Red Bull ha centrado su estrategia de marketing en el patrocinio de eventos deportivos extremos y acrobacias casi imposibles. Han pasado 9 años desde la caída libre supersónica de Baumgartner. A día de hoy, el vídeo de la caída de 128 mil pies tiene 47 millones de visitas. La bebida energética conoció su auge en los años 90 gracias a su estrategia anti-marketing, utilizando influencers y centrándose en un solo producto. Su paso al mundo del deporte comenzó en 1995 cuando apareció con su logo en un coche Sauber de F1. Diez años después se convirtieron en un equipo oficial de F1 y cuatro años más tarde ganaron el primero de 4 campeonatos del mundo con Sebastian Vettel. Llegaron al mundo del deporte con una visión clara. Red Bull es riesgo, emoción y diversión, al fin y al cabo, «te da alas» para conseguir lo imposible. Max Verstappen se convirtió en la imagen perfecta del equipo Red Bull de F1. Joven, con “pelotas”, con su estilo de conducción tipo “solo se vive una vez” y despreocupado, ahora está a la cabeza en el campeonato de 2021. 

Es difícil igualar la legendaria rivalidad entre Prost y Senna, pero muchos establecen paralelismos con los contendientes de este año. En ambos casos, su rivalidad trasciende lo deportivo. El ganador en Abu Dhabi pondrá en la cima un estilo de conducción diferente, un estilo de marketing, e incluso un «estilo de vida» diferente. No hemos visto, en mucho tiempo, una batalla entre dos personalidades que sean un reflejo tan puro de sus equipos y de las marcas que representan. El joven prodigio, arriesgado y sin nada que perder. La consistente leyenda británica, buscando la gloria como el piloto con más campeonatos de la historia.

¿Veremos una batalla del 1-2 similar a la que vimos con Senna y Prost en Japón? Esperemos que el título se decida en la pista y veamos una carrera limpia y emocionante. Este fin de semana, sin duda, será tenso y emocionante.

7
0

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.