Opera con precaución. Los contratos por diferencia (CFD) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73.62% de las cuentas de los inversionistas minoristas pierden dinero en Quantfury al operar CFD a precios spot en tiempo real de las bolsas globales y de criptomonedas sin ningún tipo de comisión. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Gaceta Diaria de Quantfury

💊️Salud

Amargo o dulce

por
Guillaume DesRochers
Equipo de Marketing de Quantfury

Uno de los obsequios más simples y genéricos que las personas dan y reciben en sus cumpleaños, durante eventos celebratorios y especialmente para los niños, es el chocolate. La demanda de chocolate es más antigua que la de los Mayas y esta demanda ha creado una industria multimillonaria que es en parte responsable del gran éxito de empresas como: Mondelez (NASDAQ: MDLZ), Nestlé (SWX: NESN) y Hershey (NYSE: HSY). En su fundación, todo el negocio del chocolate se basa en un producto principal: el cacao. La producción masiva de chocolate en todo el mundo junto con su demanda ha creado una industria por valor de $208.14 billones USD en 2020 y se proyecta que crezca en otros $15 billones para 2025, según statista.com. Sin embargo, la industria del chocolate actual es muy diferente de lo que era en su infancia.

Los primeros rastros del uso del cacao (la materia prima cosechada del árbol del cacao) se remontan a hace más de 5,000 años a las antiguas civilizaciones Mesoamericanas, donde elaboraban bebidas espumosas con vainilla, ají, agua, granos de cacao tostados molidos, convertidos en pasta y otras especias. En general, estas civilizaciones vieron el chocolate como una fuente útil de energía y fue elogiado por sus cualidades místicas y medicinales. Según los historiadores, los Mayas y los Aztecas tenían la creencia de que el chocolate era un regalo de los dioses y se usaba a menudo para celebraciones e incluso funerales.

Avance rápido hasta finales del siglo XVI, cuando el chocolate se introdujo por primera vez en Europa y la industria estaba reservada para los élite más poderosos y ricos. La importación de chocolate era extremadamente cara y su suministro era muy escaso. A pesar de que se dice que las bebidas de chocolate disponibles en ese momento eran bastante amargas y hombres, como el misionero español, José de Aldo, las describen como un “gusto adquirido »,y fue visto como un símbolo de lujo y alto estatus, por aquellos que pudieron tenerlo en sus manos.

Dos importantes innovaciones ayudaron a poner en marcha la industria del chocolate que conocemos hoy en día e hicieron que el chocolate fuera más deseable y asequible para el consumidor diario. Primero, la sustitución de las hojuelas de chile y las especias por azúcar. Los europeos pronto cambiaron la bebida espumosa de chocolate de ser una bebida picante a una dulce. Se dice que tuvo un sabor mucho mejor y ayudó a mantener la demanda entre la élite. La segunda gran innovación se produjo mucho más tarde, en 1828, cuando el chocolatero holandés, Conrad J. van Houten, patentó un proceso económico para crear un polvo fino, conocido como ‘prensa de cacao’ que dio la capacidad de hacer productos de chocolate en forma sólida (lo que conocemos como barras de chocolate hoy). Estas dos innovaciones por sí solas abrieron la puerta a otros, como Daniel Peter (el inventor de lo que hoy conocemos como chocolate con leche), para aprovechar estos avances y crear productos y procesos completamente nuevos para ayudar a que el chocolate esté más disponible para las masas.

Desde el chocolate hasta los teléfonos móviles, los humanos parecen encontrar siempre la forma de mejorar las cosas que más les atraen. Más allá de esto, es interesante pensar que las industrias tienden a seguir patrones similares, ya sean antiguos o modernos. Atrás quedaron los días en que se encontraba cualquier rastro de chocolate en la mesa de la cena de familias reales o de la Computadora Personal, modelo 5150 de IBM (NYSE: IBM), que costaba $1,565 USD (equivalente a $4,455 USD en 2020). Ahora, podemos enviar un correo electrónico a nuestros amigos acerca de las chocolatinas que queremos entregar a todo el vecindario en Halloween; todo desde la palma de nuestras manos.

3
0

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.