Opera con precaución. Los contratos por diferencia (CFD) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73.62% de las cuentas de los inversionistas minoristas pierden dinero en Quantfury al operar CFD a precios spot en tiempo real de las bolsas globales y de criptomonedas sin ningún tipo de comisión. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Gaceta Diaria de Quantfury

🌳Medioambiente

¿Qué pasa con el reciclaje?

por
Jorge Campinos
Equipo de Comunicación de Producto de Quantfury

Reciclar, una tarea tan aburrida, ¿no podría hacerse automáticamente? ¿Por qué no lo quemamos todo en un volcán o lo enviamos al espacio? ¿A quién le gusta reciclar? Hasta hace poco, la mayoría de los países enviaban toneladas de basura a China cada año. Sin embargo, como resultado de la guerra comercial en 2018, China ya no adquiere la basura del mundo. ¿Cómo ha respondido el mundo ante esto?

Los métodos tradicionales de eliminación, como los mecánicos (el proceso de recuperación de la basura plástica mediante la clasificación, el lavado, el secado, la trituración, la re-granulación y el compuesto) y los energéticos (la conversión de los plásticos en energía térmica y eléctrica), no han podido seguir el ritmo de la creciente carga. Los residuos vertidos en nuestros mares y vertederos contaminan el ecosistema y ponen en peligro la vida marina, animal y humana a diario. Si la gestión de los residuos no cambia, los océanos contendrán más plástico que peces en 2050.

Michelin (BATS EU: ML) ha invertido en el reciclaje químico con el pionero Carbios, un nuevo tipo de tecnología de reciclaje que utiliza procesos térmicos y químicos para descomponer los plásticos usados en materias primas para nuevos plásticos, combustibles u otros productos químicos. Michelin (BATS EU: ML) se propone que los materiales renovables o reciclados representen el 40% de sus materias primas de producción para 2030. El objetivo es alcanzar el 100% en 2050; ¡suena bastante prometedor!

Waste Management (NYSE: WM) es otra empresa que se ha dado cuenta de que ser una empresa más sostenible y centrada en el reciclaje no solo es beneficioso para su imagen pública, sino también para sus beneficios. Como resultado, la empresa tiene la intención de invertir más de 1.600 millones de dólares en la expansión de sus operaciones de reciclaje y energía renovable para 2025. Waste Management (NYSE: WM) puede parecer una acción «aburrida» a primera vista, pero detrás de la superficie hay una máquina de generar dinero dirigida por un equipo de gestión con visión de futuro.

La capitalización agregada de lo que el Wall Street Journal denominó «los nuevos pesos pesados de la energía verde», entre los que se encuentra NextEra (NYSE: NEE), ha subido más de un 200% en los últimos diez años, pasando de 110.000 millones de dólares a 350.000 millones. Mientras tanto, las principales empresas petroleras internacionales, como Chevron (NYSE: CVX), Exxon Mobil Corp (NYSE: XOM) y Shell PLC (BATS EU: SHEL), han visto caer su capitalización combinada en un 40% durante el mismo periodo, de 980.000 millones de dólares a 570.000 millones.

Se seguirán desarrollando y aplicando soluciones, y la tecnología informática desempeñará un papel cada vez más importante. El reciclaje, en particular las actividades de conversión de residuos en energía, también desempeñará un papel considerablemente mayor en la gestión de residuos. 

En Europa, por ejemplo, la tecnología del Internet de las Cosas se utiliza para racionalizar las rutas de recogida en las unidades de eliminación de residuos y en los contenedores domésticos, lo que podría proporcionar información como quién recicla, dónde lo hace y con qué éxito lo hace. Además, los chips RFID tienen el potencial de sustituir los antiguos e ineficaces símbolos de reciclaje del pasado. Los contenedores de reciclaje inteligentes crearán un contacto directo entre las personas y las comunidades con esta innovadora tecnología de reciclaje.

Estas nuevas tecnologías generan grandes volúmenes de datos, lo que nos permite comprender no solo el movimiento de la basura, sino también la movilidad de las personas: cómo actúan y qué objetos y materiales adquieren y posteriormente desechan. Un día, todo lo que tiramos será rastreado electrónicamente: imaginemos un sistema que rastrea lo que compramos en el supermercado hasta lo que hacemos con él y a dónde va cuando lo desechamos. Es aterrador e impresionante al mismo tiempo.

Desde un punto de vista más optimista, algunas empresas pueden allanar el camino para nuevos tipos de reciclaje. Una empresa que puede convertir la basura de plástico de los océanos en energía para los barcos, o una compañía australiana que ha anunciado sus intenciones de reciclar la basura espacial mortal en combustible para cohetes en el espacio.

El futuro parece brillante, y la innovación se está produciendo mientras hablamos, pero ¿se superará el crecimiento actual de los residuos humanos? Solo el tiempo dirá si estos cambios se producirán con la suficiente rapidez. Sin embargo, aún queda la esperanza de que seamos capaces de marcar la diferencia en nuestro mundo, que cambia rápidamente y se ve afectado de forma exponencial por el calentamiento global. Aunque los enfoques más radicales podrían ayudar con este problema, este debe ser un esfuerzo mundial, una primicia para la raza humana.

5
1

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.