Opera con precaución. Los contratos por diferencia (CFD) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73.62% de las cuentas de los inversionistas minoristas pierden dinero en Quantfury al operar CFD a precios spot en tiempo real de las bolsas globales y de criptomonedas sin ningún tipo de comisión. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Gaceta Diaria de Quantfury

🎭Entretenimiento

Adaptarse o morir

por

Han sido unos meses difíciles para las empresas de redes sociales.

Empezando por los disturbios en la capital de Estados Unidos en enero, que acabaron con el bloqueo permanente del expresidente Donald Trump en la mayoría de las plataformas de redes sociales, apenas ha pasado una semana sin que salga a la luz algún otro asunto que haya traído mala prensa para los gigantes del sector.

Hasta ahora, las empresas han capeado el temporal en su mayoría. Esto se debe a que, como sociedad, somos adictos a nuestras plataformas favoritas.

Son como la comida basura para la mayoría de la gente: sabes que probablemente sea mala para ti, pero no puedes evitar coger esa bolsa de patatas fritas después de un largo día. Y además, te aburrirás mirando Twitter mientras te comes las patatas.

Así pues, el valor de las empresas de redes sociales sigue siendo alto: Facebook (NASDAQ:FB) cerró ayer cerca de un máximo de 52 semanas, a 131,02 dólares. Twitter (NYSE:TWTR), por su parte, alcanzó su máximo de 52 semanas en 80,75 dólares el 1 de marzo y ahora solo ha bajado un poco, a 71,22 dólares.

Hasta ahora, a prueba de balas, ¿no?

Eso parece. Pero eso no quiere decir que deban ser complacientes. El verdadero valor de las empresas de medios sociales son sus usuarios. Necesitan siempre atraerlos y mantenerlos para seguir siendo relevantes. Nadie quiere invertir en MySpace, ¿verdad?

Si tienes menos de 30 años y estás leyendo esto, MySpace era una red social muy popular a principios de la década de 2000 y el hecho de que tenga que explicar eso te dice todo lo que necesitas saber sobre ellos. Se convirtió en un factor x porque perdió a sus usuarios que, en ese momento, acudieron a Facebook. Facebook tenía la oreja puesta en ese momento y entendía lo que querían los usuarios. MySpace se mantuvo fiel a su diseño y concepto original de Internet 1.0 y casi murió como resultado.

Como he escrito antes, Facebook parece estar cayendo en la trampa de problemas similares. Ya no es relevante para muchos usuarios jóvenes y, si esa tendencia continúa, no se debería esperar que se mantenga en la cima mucho más tiempo. La compañía intentó abordar este problema demográfico con la compra de Instagram en 2012.

Sin embargo, el panorama de las redes sociales se mueve rápidamente y lo que era juvenil y cool hace 9 años está empezando a mostrar su edad. Instagram sigue siendo popular, pero necesita ser más ágil para seguir siéndolo.

Una de las amenazas directas a las que se enfrenta en estos momentos proviene de sus dificultades para saber cómo lidiar con las publicaciones racistas, especialmente en el mundo del fútbol.

La semana pasada, Jamal Lowe, del Swansea City, fue atacado en una de sus publicaciones de Instagram por un usuario que respondió con el símbolo del mono (Lowe es negro). Es algo habitual en los últimos tiempos, en los que los jugadores negros se ven expuestos habitualmente a lenguaje y símbolos racistas por parte de los aficionados.

Esta vez, sin embargo, el club y el jugador se defendieron y están boicoteando a la red social
(así como a Twitter, donde se enfrentaron con problemas similares) durante una semana. Por sí solo, esto no va a servir de mucho (el Swansea City no es un club lo suficientemente grande), pero si el mundo del fútbol se retirara colectivamente de la plataforma en solidaridad, entonces tendrían un verdadero problema en sus manos. Y estamos empezando a ver llamados a equipos y jugadores para que hagan precisamente eso. En un ejemplo, el legendario ex jugador Thierry Henry se retiró por completo de las redes sociales a principios de año. Si más jugadores y equipos hacen lo mismo, es lógico que sus fans se vayan con ellos.

Como se ha dicho, esto podría ser un problema.

Los estudios han demostrado que cerca del 25% de los usuarios de las redes sociales están en la plataforma para seguir a sus equipos y jugadores deportivos favoritos. Por lo tanto, el mundo del deporte tiene poder aquí. Y el mundo del deporte está diciendo claramente a las empresas que quieren que se aborde esta cuestión.
Si los gigantes de las redes sociales quieren seguir en la cima, será mejor que escuchen. Aisladamente, no van a acabar con los retos a los que se enfrentan para mantener a los usuarios, pero sería una buena indicación de que han aprendido algunas lecciones que les permitirán seguir siendo relevantes.

0
0

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.