Opera con precaución. Los contratos por diferencia (CFD) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73.62% de las cuentas de los inversionistas minoristas pierden dinero en Quantfury al operar CFD a precios spot en tiempo real de las bolsas globales y de criptomonedas sin ningún tipo de comisión. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Gaceta Diaria de Quantfury

🎭Entretenimiento

Actos de protesta probablemente inútiles

por

El concepto de «libertad de expresión» ha perdido todo su significado en el panorama político y cultural actual.

Aunque este fenómeno está enormemente influenciado por el pensamiento estadounidense, y con mucha frecuencia por un malentendido de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, de ninguna manera se encuentra enteramente en Estados Unidos.

No, la gente de todo el mundo exige constantemente que se le permita la plataforma para decir lo que quiera, cuando quiera. Y, fuera de las sociedades totalitarias, generalmente han podido hacerlo.

La razón es que las tres grandes plataformas de redes sociales -Twitter, Facebook e Instagram- han favorecido en gran medida un enfoque libertario para vigilar la expresión en esos espacios.

En teoría, esto es genial. En algunos casos, también ha sido estupendo en la práctica: hace aproximadamente una década, la Primavera Árabe permitió a la gente organizarse y evitar situaciones que de otro modo serían opresivas. A menor escala, los grupos que pueden sentirse encerrados en sus comunidades locales -ya sean de izquierdas o de derechas- han encontrado la oportunidad de difundir su mensaje en las redes sociales.

Sin embargo, últimamente ese enfoque libertario se ha puesto en tela de juicio. La cuestión de cómo hacer frente a los comentarios abusivos -sobre todo los de carácter racista o abiertamente sexista- es el mayor reto al que deben enfrentarse las empresas de redes sociales a medida que nos adentramos en la tercera década del siglo.

El pasado fin de semana se produjo un desafío directo a su enfoque en el Reino Unido, y en toda parte donde la Premier League es popular (lo es prácticamente en todas partes). Encabezado por los jugadores de la Premier League, se llevó a cabo un boicot en las redes sociales durante el fin de semana del Bank Holiday británico. Los clubes y los jugadores no publicaron ningún contenido durante casi cuatro días.

Varios medios de comunicación y otros equipos deportivos y jugadores apoyaron el boicot siguiendo su ejemplo.

Los jugadores y los clubes hicieron cuatro peticiones a las empresas de redes sociales. Quieren que se mejore la prevención para ayudar a detener el abuso en línea en primer lugar, la verificación de la cuenta para disuadir a la gente de escribir comentarios de odio mientras son anónimos, y castigos adecuados, ya que se considera que los castigos actuales para el abuso en línea son insuficientes.

Además, buscan la intervención del gobierno en el Reino Unido, específicamente.
El esfuerzo obtuvo una amplia atención en los medios de comunicación y por parte de los aficionados, y ha llevado a una reunión entre los gigantes de las redes sociales y las partes interesadas inglesas.

La pregunta es: ¿ha servido para algo más que para obligar a las empresas de redes sociales a emitir una declaración tibia sobre la no tolerancia de los abusos? Esa es una pregunta mucho más difícil de responder.

Casi todo el mundo está de acuerdo en que el único lenguaje que escuchan las empresas de redes sociales es el monetario. ¿Les ha costado dinero el boicot? Si lo hizo y creen que los interesados lo vuelvan a hacer, entonces es posible que se produzca un cambio significativo.

Es difícil ver un impacto significativo en el mercado. Tanto Facebook como Twiiter tuvieron resultados corporativos la semana pasada, por lo que es imposible separar ese movimiento de cualquier cosa relacionada con el boicot. Twitter (NYSE: TWTR) ha bajado de un máximo de 65,09 dólares la semana pasada a 54,19 dólares en el momento de escribir este artículo, y Facebook (NASDAQ: FB) subió bruscamente el viernes después de los resultados corporativos: de 307,10 dólares a 330,33 dólares. Desde entonces ha corregido a 315,97 dólares en el momento de escribir este artículo.

El problema es que las empresas de redes sociales se benefician del abuso. Es probable que no les guste que se diga tan claramente, pero es cierto. La controversia crea compromiso y el tipo de abuso racial del que hablan es, entre otras muchas cosas, controvertido.

En última instancia, es aquí donde la acción del pasado fin de semana parece más bien inútil. A menos que los jugadores y los clubes estén dispuestos a hacer que el boicot dure más que un solo fin de semana, lo único que se conseguirá es apaciguar los ánimos.

El progreso requerirá un esfuerzo sostenido y no está claro que el mundo del fútbol esté dispuesto a hacerlo.

7
24

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.