Opera con precaución. Los contratos por diferencia (CFD) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73.62% de las cuentas de los inversionistas minoristas pierden dinero en Quantfury al operar CFD a precios spot en tiempo real de las bolsas globales y de criptomonedas sin ningún tipo de comisión. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Gaceta Diaria de Quantfury

✈️Viajes

Airbnb, ¿alojamiento como estando en casa?

por
Victor Vezga
Equipo de Comunicación de Producto de Quantfury

Es increíble cómo una simple idea puede convertirse en un gran proyecto.

Hemos sido testigos de muchos buenos ejemplos de ésto en el pasado. No es de extrañar que la tecnología, y en especial el auge en el desarrollo de aplicaciones móviles desde principios de la década de 2000, haya proporcionado muchas oportunidades de negocio que parecían simples siendo brillantes y que han estado ahí desde siempre, pero que nadie fue capaz de verlas antes. Esa es la historia de Airbnb Inc (NASDAQ: ABNB), un concepto tan genial como sencillo.

La idea surgió en 2007 cuando dos chicos de San Francisco tenían problemas económicos y buscaban una forma de conseguir dinero para pagar el alquiler de su apartamento. Así que alquilaron colchones de aire en su apartamento a tres invitados que buscaban alojamiento para asistir a una conferencia, dado que todos los hoteles de la zona estaban completamente reservados. Lo llamaron Airbed and Breakfast, ya que eso es lo que ofrecían: sólo una cama de aire, inflada en el salón de su apartamento, con el valor agregado de tener el derecho a desayunar con los anfitriones a la mañana siguiente.

Los dos empresarios, Brian Chesky y Joe Gebbia, llevaron su empresa un paso más allá y crearon un sitio web que ofrecía servicios de alojamiento familiar. Fue lanzado en 2008, justo a tiempo para la Convención Nacional Demócrata celebrada en San Francisco. Consiguieron 80 reservas. Bueno, a Airbnb le tomó solo unos años convertirse en una empresa disruptiva, compitiendo con nada menos que gigantes hoteleros como Hilton Worldwide Holdings (NYSE: HLT), Marriott International (NASDAQ: MAR) y Wyndham Hotel and Resorts (NYSE: WH).

No es un secreto que este tipo de alojamiento atrae a mucha gente. En lugar de quedarse en una habitación de hotel, la experiencia de pasar varios días o incluso meses en un lugar que puede ser como tu propia casa crea una atmósfera de libertad y sentido de pertenencia. El simple hecho de llamar «anfitrión» a la persona que ofrece en alquilar la vivienda, ha sido una estrategia sólida para hacer que la experiencia de alquilar sea más cercana y familiar.

Esa puede ser la razón del enorme éxito de Airbnb. Dueños de cientos de miles de propiedades en todo el mundo conectan con clientes potenciales que buscan un alojamiento seguro, asequible y familiar a través de la plataforma. En la mayoría de los casos, el apartamento o la casa también están equipados con electrodomésticos como lavadora y secadora y con utensilios de cocina, lo que puede ayudar a reducir los costes cuando se trata de vacaciones familiares.

Pero el modelo de negocio de Airbnb no se ha librado de las críticas de sus competidores y también de algunos afectados. En ciudades como Barcelona, España, el gran número de apartamentos y habitaciones disponibles para alquilar en la plataforma ha generado un aumento significativo de las tarifas de alquiler habituales en la zona. Además, a algunos propietarios de apartamentos no les gusta demasiado la idea de tener como vecino a un desconocido, que suele cambiar de cara cada mes, y han pedido a las autoridades locales que impongan algunas normas para los alquileres a corto plazo.

Además de eso, con el gran impulso de los proyectos basados ​​en el blockchain, algunas nuevas alternativas para compartir viviendas han ido cobrando fuerza y ​​pueden afectar el liderazgo de Airbnb a corto plazo.

Este es el caso de DTravel, una plataforma Web3 que ofrece una relación p2p directa entre anfitriones y huéspedes, descentralizando el control y potenciando muchas funcionalidades, como la posibilidad de pagar en criptomonedas. Este proyecto busca un enfoque gobernado por la comunidad para las redes de viajeros, con tarifas de alquiler más bajas y otorga recompensas a los usuarios y miembros del ecosistema por realizar tareas como revisiones, soporte al usuario, foros comunitarios y resolución de problemas.

Así, en los próximos años veremos una interesante competencia en este sector, especialmente con el tan comentado choque entre los enfoques centralizados y descentralizados, que ya hemos visto en tantos otros campos. Estas soluciones descentralizadas ciertamente tienden a ser atractivas, ya que las tarifas cobradas por el intermediario, normalmente entre el 15% y el 20%, podrían reducirse a menos del 5%. Además, una relación directa entre anfitriones e invitados para negociar condiciones y precios finales podría ser beneficiosa para ambas partes.

Pero no todo es perfecto con la descentralización. En caso de que surja un conflicto entre anfitrión y huésped, la forma de encontrar una solución podría ser más difícil si no hay un mediador presente. La voz (o los votos) de las comunidades para resolver un conflicto no siempre da lugar a la mejor y más justa solución.

Así que, en mi opinión, veremos a Airbnb migrar a un modelo de negocio mixto, combinando algunas características del mundo de la Web3 (como la aceptación de pagos en cripto y la reducción de las tarifas) pero siguiendo las reglas y la visión actual de la empresa. De este modo, la sencilla y genial iniciativa de Airbnb podría seguir funcionando durante muchos años, si puede coexistir con el futuro descentralizado.

8
0

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.