Opera con precaución. Los contratos por diferencia (CFD) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 73.62% de las cuentas de los inversionistas minoristas pierden dinero en Quantfury al operar CFD a precios spot en tiempo real de las bolsas globales y de criptomonedas sin ningún tipo de comisión. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Gaceta Diaria de Quantfury

🎭Entretenimiento

Spotify: ¿El BlackBerry de los servicios de streaming de música?

por

Volvamos a la primera década de este siglo.

Parece que fue ayer y hace un millón de años al mismo tiempo. Si eres demasiado joven para recordarlo bien, se parecía mucho a la actualidad, solo que… diferente.

Por ejemplo, los teléfonos móviles. Mucha gente los tenía, pero los utilizaba de forma ligeramente diferente. Eran ayuda para los negocios, necesario si te tomabas en serio tu carrera.

Al igual que hoy, había una creciente preocupación porque la gente que los tenía los usaba demasiado y se perdía el placer de estar presente en el momento. Pero, no eran los jóvenes los que eran acusados de esto. No, era papá, principalmente.

Y a lo que papá era adicto era a revisar su correo electrónico del trabajo desde su BlackBerry. Muchos divorcios de entonces comenzaron con ese pequeño teléfono cuadrado con teclado QWERTY. Tanto es así que el nombre de la empresa era sinónimo de teléfono móvil.

Ahora es sinónimo de alguien que está fuera de onda. El precio de sus acciones (TSE: BB) lo refleja. Tras alcanzar un máximo histórico de 147,55 dólares en 2007, cayó hasta el punto de que ahora cotiza sistemáticamente a menos de 10 dólares.

Lo cierto es que el mundo está plagado de empresas que en su día fueron consideradas innovadoras e imparables, pero que ahora están casi muertas o son un hazmerreír.

La razón exacta de su desaparición varía, por supuesto, pero su existencia es innegable. Por eso, las empresas que están a la vanguardia en un mercado hoy en día siempre buscan retocarse y hacer cosas que las mantengan en las noticias, independientemente de que los cambios que están introduciendo sean realmente beneficiosos para sus clientes.

Hacen cambios que se ven bonitos, pero realmente no son útiles.

Veamos el mundo de la música en streaming como ejemplo. Allí el estándar de la industria es Spotify. Fueron los primeros en dar con la tecnología y por ello explotaron. Al igual que BlackBerry, Spotify se convirtió en sinónimo de música en streaming. También como la desafortunada marca de teléfonos móviles, las grietas de su modelo empezaron a aparecer en cuanto llegó la competencia.

Los usuarios se quejan del precio del servicio prémium, de la cantidad de anuncios a los que se ven sometidos en el servicio gratuito, del uso de sus datos personales, de la inteligencia artificial y, sobre todo, de la reducción del catálogo de artistas. Este último problema se debe en gran medida a que la mayoría de los artistas odian absolutamente la plataforma por la forma en que les paga, lo que dificulta la solución de este problema.

Todos estos son retos importantes para la empresa, pero en lugar de abordarlos de frente, lo que hace Spotify es ponerse «bonito».

Su último intento fue una función que debutó ayer llamada Only You.

¿Qué es Only You? Son listas de reproducción, básicamente. Utilizan la misma inteligencia artificial para crear cosas como tu Cena de Ensueño, o tu Canción del Año.

Está bien. Como he dicho, bonito. La mayoría de los usuarios probablemente lo verán una vez, quizá lo compartan en las redes sociales y sigan con su vida. Sin embargo, no hace nada para solucionar los problemas de fondo.

El mercado, sin duda, no se sorprendió por ello. La empresa (NYSE: SPOT) abrió a 243,55 dólares antes del debut de la función y cerró a 239,73 dólares. La caída que la llevó a situarse por debajo de los 300 dólares el 3 de marzo continúa entonces.

Spotify aún no ha alcanzado los niveles de BlackBerry, por supuesto. Todavía tiene 155 millones de usuarios pagos. Sin embargo, las empresas que se ponen bonitas en lugar de tomarse en serio las preocupaciones suelen acabar siendo lecciones de historia.

0
0

¿Quieres publicar un artículo en la Gaceta Diaria de Quantfury? Aprende más.